Solange Garcés Aguilar Estrategia para Dirigir

Por Solange Garcés Aguilar

Para plantear una estrategia se requiere revisar y analizar previamente una serie de factores tanto a nivel interno como externo. Una estrategia se formula a partir de las conclusiones de un análisis de sucesos. Para ello, se utiliza la metodología llamada DAFO o FODA que consiste en la determinación de las amenazas y oportunidades del entorno y de las fortalezas y debilidades competitivas (1). Para  hacer un análisis efectivo previo a formular una estrategia, Chías (2005) nos invita a reflexionar acerca de la importancia de distinguir claramente entre el entorno que nos rodea y nuestro ámbito de actuación. Aquí te explico cómo hacerlo. ¡Sigue leyendo!

Con ocasión de una consultoría que estoy haciendo sobre estrategia productiva del sector turismo para una provincia en los Andes de Ecuador, me ha parecido importante traerte este tema que veo oportuno en estos tiempos de cambios donde es fundamental hacer una buena planeación y estrategia.

Reflexiono acerca de la importancia de tener claridad en los conceptos por parte de gerentes tanto públicos como privados para poder hacer una buena gestión.

Para formular adecuadamente una estrategia es preciso analizar los hechos tanto del entorno como de nuestra gestión y luego clasificarlos según sea el caso en fortalezas y debilidades competitivas así como en amenazas y oportunidades del entorno que nos rodea.

En tal sentido, se requiere diferenciar entre el entorno que nos rodea y que su modificación no depende de nosotros (es decir, lo que no podemos controlar) y por otro lado, nuestro ámbito de actuación que sí puede ser modificado por nuestra eficacia y eficiencia de gestión.

Entonces, como señala Chías, a la hora de preparar el DAFO, la primera pregunta que debemos hacernos es si cada hecho es del entorno y por tanto no modificable por nosotros ; o si se trata de un hecho que sí podemos cambiar directamente con nuestras acciones.

Si se trata de un hecho del entorno que no podemos modificar, entonces hay que clasificarlo según sea como una amenaza o una oportunidad.

Si se trata de un hecho que podemos cambiar directamente con nuestra gestión, entonces hay que clasificarlo según sea como una fortaleza o una debilidad.

Así que invierte un tiempo en hacer estas preguntas, reflexiona y responde con claridad.

Haciendo bien esto, podemos tener una correcta lectura de los hechos para formular estrategias adecuadas.  Una práctica que me ha servido es pensar en el papel para hacer estas distinciones de los hechos. Toma un esfero y un papel. Piensa y escribe a mano. Particularmente encuentro que la práctica de pensar en el papel es efectiva (más que escribir en el computador) porque tu cerebro se ejercita mejor y las ideas fluyen.

Conclusión

En este artículo aprendiste que las estrategias se formulan a partir del análisis de los hechos. Este análisis puede hacerse bajo la metodología DAFO o FODA.  Por supuesto, es preciso tener una correcta lectura de los hechos y hacer correctas interpretaciones. De eso se trata el ejercicio de pensar. Recuerda que toda recomendación se basa en investigación y análisis. Por lo tanto, si hacemos unas adecuadas conclusiones del análisis podemos formular unas adecuadas estrategias.

¡Gracias por leer!. Deja un comentario y dime qué te ha parecido.

(1) Chias, Josep. El negocio de la felicidad: Desarrollo y marketing turístico de países, regiones, ciudades y lugares (Spanish Edition) . Pearson España. Edición de Kindle.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.